Seis señales de que necesitás una estrategia de marca empleadora

Publicado el 29 de abril de 2023, 13:08

Si no estás seguro/a sobre qué iniciativas de marca empleadora llevar adelante, qué contenido generar o qué canales utilizar, probablemente te falte una base sólida para comenzar. Esa base se llama estrategia de marca empleadora.

Hay muchos conceptos erróneos sobre marca empleadora El más común es que “hacer” marca empleadora es igual a crear job postings, contenido del estilo “¡We are hiring!” y posteos en redes sociales sobre la cultura de la empresa.

Este concepto erróneo está ligado a una pregunta que todo profesional se ha hecho más de una vez: ¿debemos priorizar lo urgente o lo importante?

En employer branding, lo urgente es llenar las vacantes de trabajo con tácticas y comunicaciones para hacer que las ofertas de trabajo sean lo más visibles posible.

Y lo importante es la estrategia, el marco conceptual que ilustra por qué alguien debería unirse (o no unirse) a nuestra compañía antes que a otra, y qué elementos de su experiencia de trabajo la convierten en un lugar tan único e interesante.

La cuestión es que, si uno no se enfoca en lo que es importante y no tiene una estrategia establecida, cualquier cosa que haga en términos de tácticas o de lo urgente será complicado, como mínimo.

Aquí te dejo las principales señales de que tu organización necesita una estrategia de marca empleadora:


1. No sabés qué tipo de contenido crear para tus canales de redes sociales


Una estrategia de marca empleadora adecuada nos brinda un espectro claro de temas para abordar, nos indica la frecuencia con la que debemos abordarlos e incluso nos señala la personalidad y el tono de voz correctos para utilizar cada vez que publicamos algo.

 

2. Tu contenido de Employer Branding y atracción de talento carece de consistencia


En cada comunicación de marca empleadora utilizás diferentes palabras, conceptos e incluso templates de diseño. Cuando mirás hacia atrás en algunas de las últimas piezas de comunicación que desarrollaste, parece que podrían ser de diferentes marcas. No tener una estrategia adecuada significa correr el riesgo de divagar permanentemente entre diferentes temas, conceptos e ideas; porque cualquier cosa puede funcionar para tu marca. Lo cual, en el fondo, significa que nada funciona realmente. Una estrategia de EB te ayudará a mantener consistencia, posicionamiento y reconocimiento.

 

3. Estás abrumado por las actividades, eventos e iniciativas que estás llevando adelante para tu marca empleadora

Los profesionales de Employer Branding suelen sobrecargar sus calendarios con muchas iniciativas: ferias de reclutamiento, charlas en universidades, MeetUps, publicar  ofertas de trabajo, posteos en redes sociales, comunicaciones internas, programa de referidos… la lista sigue y sigue. Uno siente como si no pudiera tomar un descanso nunca jamás, y eso lleva al burnout en poco tiempo. También se siente como que todo lo que se está haciendo no es suficiente; falta “algo” importante, pero resulta difícil expresar realmente qué es.

Lo cierto es que no hay necesidad de hacerlo todo. Una estrategia de EB adecuada (que, por cierto, es lo que falta) ayudará a comprender qué tipo de actividades son las más eficientes y necesarias para tu marca empleadora.

Mi consejo es: apuntá a la calidad, no a la cantidad. Esto es particularmente importante cuando el presupuesto y los recursos son limitados.

 

4. No podés atraer el talento que necesitás


Son pocos los candidatos que se postulan a tus vacantes. O tal vez muchos están aplicando, pero no son los perfiles adecuados.

Las grandes marcas empleadoras son honestas: muestran tanto las ventajas como las dificultades de trabajar en una empresa. Por ejemplo, en un laboratorio es posible que haya que quedarse muchas horas pensando y experimentando hasta dar con la solución correcta. O en una consultora IT, es probable que haya que lidiar con clientes apurados y requerimientos urgentes. Hay personas que estarán dispuestas a aceptar el desafío, enfrentar esas dificultades y prosperar en la organización. Una gran marca empleadora encontrará a esos candidatos y los atraerá. Se trata de usar la marca empleadora como un "filtro" inteligente para que lleguen las aplicaciones adecuadas para el tipo de cultura y ambiente que se busca construir, considerando también las dificultades a las que ocasionalmente deberán enfrentarse los empleados.

 

5. No sabés cuál es tu diferencial


Puede pasar que tengas dificultades para explicarle a la gente por qué deberían unirse a tu empresa, o quizás decís algo diferente cada vez, o te centrás en cosas genéricas que cualquier empresa podría decir. Si no podés expresar claramente por qué una persona debería trabajar en tu compañía, es que no tenés una propuesta de valor al empleado. No sabés por qué sos único, diferente, especial, como empleador. Todas las buenas estrategias de EB comienzan con un muy bien definido "What's in it for me?" 

 

6. No sabes lo que piensan tus empleados sobre tu experiencia laboral


La investigación minuciosa está en el centro de todas las estrategias bien diseñadas. Si estás basándote en tu intuición y en un puñado de comentarios de colegas (seguramente bienintencionados) en lugar de ir a buscar los datos adecuados, es probable que tomes decisiones equivocadas. Es muy importante hacer el trabajo de investigación a través de todas tus audiencias de talento y entender realmente cómo perciben y como viven la experiencia de trabajar en tu empresa. Es clave para construir tu estrategia de marca empleadora y encontrar tu diferencial.

Añadir comentario

Comentarios

Todavía no hay comentarios